lunes, 28 de enero de 2013

LA TARTA TATIN MÁS FÁCIL DEL MUNDO




Cierto que hoy no voy a aportar nada muy novedoso al mundo de la pastelería con esta archiconocida, aunque no por ello menos deliciosa, Tarta Tatín. 

Lo único que pretendo, y que si puede tener cierto valor para los que compartís mi idea de que tanto la cocina como la vida tienen que basarse en soluciones o recetas facilonas y lucidas, es haber conseguido simplificar esta receta sin perder nada de su sabor ni de su  presentación.

Muchas veces os he dicho aquí que soy una pésima repostera. Lo soy porque carezco de todas las virtudes propias de esa disciplina. Creo que  de forma clara y simpática os contaba los motivos en un  post que me encantaría que leyerais y que hace  algún tiempo publiqué junto a otra receta de postre facilón y lucido y a mayores de chocolate. 
(Para ver receta e historieta, picad AQUÍ).

Así que después de navegar por muchos blog y recetas, tanto nuestros, como franceses y algún que otro americano, llegué a resumir, simplificar y reinventar ligeramente la receta con las cantidades y el resultado que podréis ver a continuación. 

He de deciros que yo no soy "muy fan" de las tartas de manzana en general, pero si de esta. Lo digo por si alguno más le pasa lo mismo que a mi. No doy mucho por muchas de las tartas de manzana que se ven por ahí, pero esta es deliciosa y de las que te deja quedar más que bien y sin morir en el intento. 

Os puedo asegurar que en esta deliciosa versión no es necesario hacer un caramelo previo, ni cocinar a fuego lento en el las manzanas. Aquí manchamos sólo un cacharro para hacer esta tarta.
Vamos, ¡qué se hace en el horno y se hace sola!


TARTA TATIN DE MANZANA


Ingredientes para 6 - 8 raciones:

5 manzanas grandes un poco ácidas. (Yo usé manzanas Golden, pero bastante verdes)
220g de azúcar
160g de mantequilla
1 lámina de hojaldre congelado
Brandy, (opcional)

Acompañamiento
200 ml de nata para montar
1/2 vaina de vainilla.


Aproximado proceder:

Engrasamos con mantequilla un molde de horno bajo de 26 cmt de diámetro y espolvoreamos con  azúcar

                           

Pelamos rapidamente las manzanas para que no se oxiden, les retiramos el corazón y las cortamos al medio. Las colocamos, como podéis ver en la foto, cortando  alguna de las mitades para rellenar los huecos

Sobre las manzanas ya colocadas espolvoreamos el resto del azúcar y disponemos en pequeños trozos la mantequilla. Si os apetece, (yo lo hice), podéis añadir unas gotas de brandy sobre cada manzana


Introducir la fuente en el horno 30 minutos a 200º, más bien en la parte baja del horno.

Pasado ese tiempo, el resultado debería ser parecido al de esta foto de aquí debajo. Aún no estará caramelizado, pero las manzanas ya estarán muy blanditas.



Retirar la fuente del horno, dejar que se enfríe un poco unos 5 minutos y colocar, cubriendo el molde, la lámina de hojaldre descongelada y extendida. 

Si la lámina es cuadrada, cortar las 4 esquinas sobrantes con una tijera para dejar un círculo unos dos centímetros mayor que el molde.

Empujar la masa de hojaldre sobrante hacia abajo para ajustarla a la fuente de horno como, espero, se aprecia en la foto.



Pinchar con una aguja el hojaldre para que no suba mucho con el calor.

Introducir de nuevo en el horno el molde ya cubierto con el hojaldre. Dejar hacer otros 30 minutos a 180º


Retirar del horno y dejar que se enfríe unos 10 minutos.

Si le damos la vuelta demasiado pronto el caramelo, aún líquido, se escurrirá fuera de la tarta. Si lo dejamos más tiempo, el caramelo se solidificará completamente y no habrá manera de darle la vuelta a la tarta... así que ojito con esto. Tiene que estar calentita, pero no arrebatada.


Para acomparla, y según fui leyendo por la gastroblogosfera, hay quien lo hace de cremas diversas, natillas, helados de vainilla....

A mi se me ocurrió algo casero y sencillo como fue montar muy ligeramente y a mano un brick de nata liquida al que añadí una cucharadita de azúcar y las semillas de media vara de vainilla que saqué con un cuchillito de punta cortando la varita en sentido longitudinal y raspando con cuidado el interior.


Y ya nada más...¡No me digáis que no es fácil! Está deliciosa, se hace sola en el horno, y no se mancha nada....¿Alguien da más?

Animaos a hacerla, aunque como yo, no seáis muy amigos de las tartas de manzana normales....¡Y como digo siempre....¡Ya me contaréis!




Related Posts with Thumbnails