domingo, 18 de noviembre de 2012

RECETA: FABADA EXPRÉS


Hoy os traigo aquí, creo que en una muy favorecida foto, la verdad, una de las recetas de potajes más tradicionales y más representativas de la gastronomía española: la fabada asturiana.

La única complicación que en mi opinión puede tener este plato, es el tiempo necesario para cocinarlo de la forma tradicional. Así que abducida por el particular espíritu de este blog, de conseguir recetas para la cocina, (y  para la vida en general), que cumplan las premisas de ser facilonas y lucidas, hoy voy a cometer lo que muchos, a priori, podrían considerar una herejía: hacer una fabada exprés.

Ahora bien, si os digo que al probar esta fabada, ni la suegra más exigente podría descubrir que habéis hecho trampa...Igual os animáis a cometer el sacrilegio de tomar a modo de escoba la olla ultra rápida, montaros en ella y cocinar esta mágica fabada .

Y aprovechando que  no hay Santa Inquisición Gastronómica que pueda acusarnos de brujería, ni   que consiga quemarnos en hoguera vitrocerámica, sólo  os recomiendo reclutar unos cuantos amigos a los que obsequiar con este delicioso akelarre de fabada. 

Ingredientes para 4 personas

Ni que decir tiene, que como en todos aquellos platos en que el único misterio de los mismos es cocer los alimentos en agua, sin disfraces, añadidos ni sofritos, la calidad de los ingredientes se convierte en indispensable....Dicho esto:

500 g de fabes de la granja
2 morcillas asturianas
2 chorizos de los buenos
200 g de lacón
200 g de tocino del rico
1 cebolla mediana
Azafrán, agua, sal....¡Y una olla exprés o ultrarápida !


Aproximado proceder

Dejamos 12 horas en remojo las fabes de la granja bien cubiertas por agua fría. En otro recipiente aparte  hacemos lo mismo con el lacón y el tocino para que se desalen.

En el fondo de la olla exprés o ultrarápida pondremos las morcillas y chorizos enteros, el lacón, el tocino y la cebolla pelada y cortada en cuatro trozos. Encima colocamos las fabes bien escurridas.

Cubrimos de agua fría hasta que esta sobrepase unos 2 centímetros a las fabes. Ponemos a fuego fuerte y esperamos con la olla abierta a que comiencen a hervir y se produzca cierta espuma. Con ayuda precisamente de una espumadera, retiramos dicha  espuma y añadimos un poco de agua fría para "pasmar o asustar" las fabes.

Añadimos las hebras de azafrán, salamos ligerisímamente, tapamos la olla y cocinamos 35-40 minutos a presión alta. Pasado ese tiempo, enfriamos bajo el grifo la olla exprés y en cuanto la presión baje y nos permita abrirla.... lo hacemos. Nos deberíamos encontrar aproximadamente la cantidad de líquido que aparece en la foto.


Dejamos que las fabes y su compango, (que es como se denomina el conjunto de embutidos de este plato), cuezan unos 30 minutos más sin tapa y a fuego alegre, meneando un poco la olla de vez en cuando. Rectificamos de sal si fuera necesario.

Pasado este tiempo comprobamos como está de espeso el caldo. En este caso resultó perfecto, la cebolla se desintegró totalmente y dio la consistencia correcta al líquido. 

En el supuesto de que os quedase un poco "lavadito" o aguado el caldo, (cosa que  a veces pasa), la solución es bien fácil: triturar unas cuantas fabes y los trozos de cebolla que podáis recuperar con un poco de líquido hasta obtener un puré espeso. Devolverlo a la olla y dejar que se integre y espese la fabada.

La fabada puede presentarse de dos formas: con las fabes solas en un plato y su compango servido entero y aparte....


O puede cortarse en tozos el compango y servirse sobre las fabes en el mismo plato


Si es posible, dejar reposar la fabada media horita antes de comer.... Y ya me contaréis!!

Related Posts with Thumbnails