domingo, 9 de septiembre de 2012

RECETA: PIMIENTOS DEL PIQUILLO CONFITADOS

Intentando cumplir la promesa que os hice, tras mi falta de inspiración y voluntad de este verano, de retomar una mínima disciplina en el blog y publicar una entrada al menos una vez a la semana, aquí estoy, cumpliendo por los pelos, con una receta fácil y "chorra" que algunos me pedisteis en Facebook cuando subí esta apetecible foto.


Yo no se si a esto que os voy a contar hoy se le puede llamar propiamente receta, pero como a mi lo de las etiquetas nunca me ha preocupado mucho, pues eso, que me da bastante igual. En cualquier caso vamos a dejarlo en truco para tunear unos pimientos del piquillo y convertirlos, de verdad, en algo mucho más fino y exquisito. Y como es facilísimo, no dejéis de hacerlo. Es un trabajillo mínimo que luce muchísimo, de verdad.


PIMIENTOS DEL PIQUILLO TUNEADOS

Ingredientes:

1 lata "decentilla" y grande de pimientos del piquillo (16 a 20 pimientos)
2 dientes de ajo
aceite de oliva
1 cucharada rasa de azúcar 
100 ml de vino blanco


Aproximado Proceder:

En una sartén lo más amplia posible, ponemos el fondito de aceite de Oliva virgen y, ya en frío, los dos dientes de ajo pelados y troceados.


Cuando estén dorados los ajos, (¡cuidado que no se quemen!), añadimos los pimientos previamente escurridos del jugo de la lata. Reservamos este jugo.

Doramos un minuto los pimientos en el aceite y añadimos la cucharada de azúcar y el vino blanco. Meneamos la sartén para que se mezclen los condimentos y añadimos el jugo de la lata que teníamos reservado.

Dejamos hacer unos 15 minutos a fuego lento, momento en que  se reducirá mucho el líquido hasta quedar más o menos como en esta foto


Los pimientos del piquillo quedarán con una textura diferente y con un sabor muchísimo menos bravo. 

Los preparé el otro día para una comida en mi casa de 12 hombres, (de la que por supuesto y previamente salí huyendo), y tuvieron muchísimo éxito. Así que aquí y así os los dejo. 

Son ideales para acompañar una carne asada o a la brasa. Deliciosos con una lata de bonito en aceite y patatas cocidas, como ingrediente en cualquier ensalada o simplemente como acompañamiento que le de sabor y gracia a cualquier pescadito de medio pelo, de esos que se nos olvidan más de la cuenta en el congelador.

¡Ah!, y se conservan estupendamente en la nevera, así que animaros, y ya me contaréis!!
Related Posts with Thumbnails