miércoles, 30 de mayo de 2012

RECETA. SPAGHETTI CON ESPÁRRAGOS Y GAMBAS


Los que me seguís en Facebook y algún otro  que con mucha y buena voluntad me sigue en mis pocas apariciones por Twitter, sabéis, decía, que acabo de estar en Venecia.
El viaje, la ciudad, mis impresiones, mis fotos y mis particulares recuerdos, bien merecerían una historieta en este blog, pero como hoy no va a ser posible, lo dejaremos al azar, que de tener lugar,  lo tendrá o tendría, con la próxima receta de este blog.


Receta que será dulce y en emotivo y nostálgico recuerdo al mejor tiramisú que he tomado en mi vida…En mi vida, al menos de momento, que quedan muchas más cosas que probar y muchos tiramisús más que tomar

Siempre que hago un viaje, por cercano y breve que sea, intento hacer dos cosas: visitar los mercados por donde paso y comprar algún libro de cocina. En este caso, los mercados quedaron suficientemente visitados. Por el contrario, el libro que me traje, pequeñito, con fotos, y en inglés, (que el italiano,  no es tan fácil como parece…me refiero al idiona, ¡of course!), pues el libro de cocina veneciana, decía, resulto ser bastante más birrioso de lo esperado.



En cualquier caso, y como probando se llega a Roma, ¡precisamente!, pues antes de ayer intenté fusilar, (tengo  que decir que  con bastante  éxito), una receta de pasta de las que probé estos días y que aquí sin más os dejo, en pleno ataque de morriña gastro-monumental de Venecia. Morriña esta y por cierto, de ese mismo tamaño: monumental.



PASTA CON ESPÁRRAGOS Y GAMBAS

Siempre os digo que en la marca/calidad de la pasta merece la pena invertir. Aún siendo la buena mucho más cara que cualquiera normalucha, el gasto, sobre todo si no es para un batallón, es asumible y el resultado sorprendentemente mejor.
La mía favorita y lo digo siempre, es la marca italiana De Cecco, que por cierto ni me paga, ni esponsoriza, ni nada, pero que ¡ya podría!

Ingredientes para 4 personas

500 g de pasta fina, spaghetti, tallarín, tagliatele…
1 manojo de espárragos trigueros
20 gambas frescas (o 16 langostinos congelados)
1 cebolleta
1 cucharada rasa de maicena, aceite de oliva virgen, cebollino, pimientas molidas, agua y sal.

Aproximado proceder

Pelamos, con pelador apropiado, los espárragos trigueros y les cortamos la parte inferior más dura.

En una tarterita pequeña, salteamos en un poco de aceite las peladuras y otros restos de los espárragos. Salamos.

Una vez salteados añadimos dos vasos de agua y en ellos los cocemos unos 20-30 minutos para obtener un caldito sabroso.

Picamos los espárragos en 3 o 4 trozos

Pelamos las gambas

Cortamos muy, muy menuda la cebolleta.

En una sartén amplia y en aceite de oliva en cantidad generosa, salteamos ligeramente las gambas y aún crudas las retiramos.

En ese mismo aceite rehogamos la cebolleta muy menuda y los espárragos trigueros.

Pasados 5 minutos añadimos la cucharada de Maizena, rehogamos bien, y una vez “tostada” añadimos poco a poco algo del caldo de cocer las pieles de espárragos.
Tiene que quedar una salsita, (velouté), ligada pero muy ligera, y con los espárragos aún crujientes. Reservamos.

Cocemos la pasta 3  minutos menos de lo que indica el fabricante, y en abundante agua con sal. ¡ Es pecado mortal cocer la pasta con aceite o similar! Así sólo la ablandaremos innecesariamente.

Escurrimos la pasta y la añadimos a la sartén donde tenemos la salsa anterior caliente.

Incorporamos a esta las gambas reservadas

Salteamos un par de minutos para que la pasta termine de hacerse absorbiendo todos los sabores de espárragos gambas, cebolleta y aceite.

Servimos y espolvoreamos con cebollino picado y mezcla de pimientas.

Y por no variar os diré lo de siempre: receta fácil, rica, resultona y que encima sirve hasta para invitados….

¡¡Y ya me contaréis!!






Related Posts with Thumbnails