lunes, 5 de marzo de 2012

RECETA: RISOTTO DE ESPINACAS, BACON Y LANGOSTINOS

Otra vez con prisas, pero intentando cumplir lo prometido que es lo verdaderamente importante, aquí os traigo la receta del risotto de "fondo de armario" que me hice para comer un domingo creativo de hace dos semanas.

Con los ingredientes de domingo que encontré en el fondo de armario, (del congelador), organicé un bodegón y subiendo la foto del mismo a facebook os pregunté si preferíais que hiciese un arroz o una pasta.

Por escasos votos, creo que uno, ganó la opción arroz y obediente a la voluntad popular libremente expresada, no en las urnas, pero si en las redes sociales, me dispuse a inventarme un arroz, tipo rissotto, con los ingredientes básicos rescatados del fondo del congelador.

Como el resultado fue de lo más apetecible, os dejo esta receta que como todas las mías cumple la premisa de ser facilona y lucida.

A ver que os parece....


Ingredientes para 4 personas:


1 paquete de espinacas congeladas

12 langostinos buenos congelados

400g de arroz bomba

2 puerros

200g de bacon ahumado

50 g de queso tipo parmesano

50 g de mantequilla congelada

100ml de nata líquida para montar

Aceite, agua y sal



Aproximado proceder


Pelar los langostinos y reservar los cuerpos

Dorar cabezas y pieles en una cazuela sobre un fondo de aceite. Salar y dejar que cojan color dorado, machacando las cabezas para que suelten el jugo.

Comprobar el volumen que ocupan los 400g de arroz, y añadir 3 veces esa medida en agua, tapar y dejar hacer 20 minutos mientras preparamos el sofrito. Colar y reservar.

Limpiar y picar los puerros.

Sofreírlos en un poquito de aceite.

Cuando el puerro esté ya dorado, añadir el bacon en trozos y dejar que también se fría unos minutos
Mientras, habremos cocido las espinacas congeladas en el micro siguiendo las instrucciones del fabricante.

Con que esté descongeladas es más que suficiente, pues ya se cuecen de sobra en el proceso del cocinado del arroz.

Bien escurridas las incorporamos al sofrito de puerro y bacon y las dejamos sofreír otro par de minutos

En este momento, podemos detener aquí el proceso hasta 20 minutos antes de la hora de comer, o seguir si vamos a comer en ese tiempo.

Sobre el anteriorsofrito añadimos el arroz y dejamos que se empape bien con la grasita de bacon y aceite
Una vez bien empapado, y como se trata de un risotto hecho con arroz bomba, iremos añadiendo el caldo de cocer los restos de los langostinos poco a poco y hasta alcanzar el doble y mitad del volumen de arroz. (Si el arroz ocupase un vaso, dos vasos y medio de caldo)

Se va incorporando poco a poco a medida que se evapora y mientras se revuelve a fuego medio. Salamos
Cuando nos quede poco caldo por añadir, incorporamos el queso tipo parmesano cortado fino, y los 100 ml de nata. Seguimos revolviendo.

Cuando casi se haya evaporado el líquido, (unos 20 minutos desde que incorporamos el arroz seco), comprobaremos el punto del grano de arroz.

Si aún estuviese poco hecho, seguiríamos revolviendo y añadiríamos un poco más de caldo o incluso agua si fuese necesario. Probamos la sal.

Una vez alcanzado el punto del arroz a nuestro gusto, lo retiramos del fuego y fuera de el, le añadimos la mantequilla congelada para detener ligeramente la cocción.

Revolvemos y esperamos dos minutos a que repose.

En ese momento y en sartén bien caliente con un fondito de aceite, saltearemos los cuerpos de los langostinos que dispondremos sobre el arroz, ya sea en una fuente, o en cada ración individual si lo presentáis como yo.

Receta estupenda y facilona y lucida, ¡de verdad!

Animaos a probarla....Y ya me contaréis....


Related Posts with Thumbnails