martes, 14 de septiembre de 2010

Hace ya más de cuatro meses que no escribo una receta con historieta en el blog. La última, la de mi cumpleaños el pasado 14 de julio, trataba, si no recuerdo mal, sobre el sobrepeso de los años, las arrugas de la vida y los liftings del alma.

Nunca pensé que podría dejar pasar tanto tiempo, y sin embargo y como tantas otras cosas en la vida, ¡¡vaya si pueden pasar!! ¡¡Y vaya si pasan!!

Y como pasaron tantos días y tantas cosas, y como sucede normalmente en esa misma vida, llegó otro cumpleaños, en este caso ¡¡ el primero y el de este blog: guisándome la vida!!.

Al tiempo y para alcanzar números redonditos, (casi tanto como yo), ¡¡¡¡ llegaba a 2.000 seguidores en facebook !!!!!. Sin hacer nada especial, sin valorar estadísticas, sin cuidar las hora ni los días de publicación de mis posts....Incumpliendo, vaya, todas las reglas del bloguero aplicado, pero eso si, sin más méritos que ser yo misma y hacer con mi cibercasa lo que me da la gana.

Había prometido hace ya muchos soles, que diría yo si fuese indio, (aunque sin serlo, hacerlo, lo hago estupendamente), decía que había prometido a Sol, seguidora incondicional e inicial de este blog un post sobre los aires, los vientos, las corrientes, las galernas o incluso los huracanes que ha provocado en mis redes del alma esta nueva experiencia de escribir y publicar en un medio tan indefinido e infinito como este, lo primero que se me pasa por la cabeza...o por sus antípodas. (Que no se que será peor)

¡Y aún habrá infelices que confíen en mis plazos!

Pero volviendo a la historia prometida hace ya tiempo a Sol, que me sigue y escribe desde el comienzo de este blog y que pasó de ir a comprar con antelación los ingredientes de mis recetas de navidad, a tenerme, según me contaba, emocionaba y emociona, como página de inicio en su ordenador desde el que me lee, cuando puede, en el proceso de una durísima enfermedad de la que habla sin reparo, sin complejo y lo que es aún más admirable, sin compasión alguna de si misma.

¿Cómo explicar esa conexión con alguien que no conozco de nada?. Alguien que no se donde vive, ni cómo es, ni que edad tiene. Alguien que no se a que se dedica, ni si tiene familia, ni si es alta o baja, guapa o no tanto, pobre o rica. Alguien de quien puedo afirmar que no se nada, y a la que, sin embargo, intuyo y siento mucho más próxima y cercana que a otras personas con las que he pasado, (y perdido), mucho más tiempo en mi vida.

Se que aquí conecto con muchas personas, pero con algunas, la conexión se presiente especial. Con esas personas se puede hablar de todo, se puede reír y hasta se puede llorar. Llorar, como en su día lloré la pérdida de un ciber amigo espacial y especial, Nacho, en el post más sentido que escribí en la vida.... O reír, como afortunadamente suelo reírme aquí a diario.

Me parece divertido, y más que divertido, estimulante, imaginar con tan pocos indicios a la persona que hay detrás de un nombre o de un nick name. Y entiendo, que conste, los peligros que tal espejismo cibernético pueda conllevar... ¡Confundir realidad con ilusión!... ¡ahí es nada! ¡Sólo me faltaba ser la Quijota del espacio sideral!. Aunque bien pensado, y ya puestos, como que me veo más, (y bien se por que), en el papel de Sancha Panza.

A una, que es de natural soñadora, este mundo virtual y potencial le viene tarde. Y mal, (o bien), que me pese, me pilla ya bien formada, o incluso "tirando" a reformada .

Entiendo, sin embargo que lo que para mi representa increibles e infinitas bondades pueda ser un peligro para personas más jóvenes, sin formación, o que se encuentren en algún momento blandito de esos que a veces todos tenemos en la vida. Por contra y si lo pensamos bien, hay mil otras cosas que mal, o inconvenientemente utilizadas, son tanto o más perniciosas que esta y tampoco causan la alarma social que deberían.

Por mi experiencia yo no puedo más que hablar de las bondades de este invento y de la libertad y el gustito que le encuentro a este deshago ciberespacial que me traigo con vosotros.

Desde las innumerables muestras de simpatía en el blog y en Facebook, hasta los mails y comentarios en el blog de personas como Sol y Estefanía compartiendo y aliviando sus penas de la forma más valiente que podría imaginar.

Tampoco quiero olvidar a otros como R, que en una romántica y caballeresca actitud, me dice que ni quiere dejar comentarios anónimos, ni firmar publicamente, así que no le queda otra que dirigirse personalmente a mi para hacerme saber que le encanta ·mi particular fórmula de divertida nostálgia con la que me guiso la vida".

Tengo de este mi primer año mil anécdotas, y mil momentos divertidos, y que yo recuerde un sólo instante de asombro, estupor, perplejidad, y anonadamiento, (yo diría que casi extremo cuando recibí un tipo de mensaje




la del respeto, felicidad diversiónHoy día particularmente morriñoso, recibo un mensaje en fb


Related Posts with Thumbnails