lunes, 12 de julio de 2010

RECETA: MARMITE DE BONITO AL ESTILO DE SANTOÑA


Aquí os traigo otra receta de bonito, que como me conozco y me temo, como la deje pasar un poco más, igual me despisto y se acaba la temporada del pececito en cuestión.

La receta anterior también de bonito, y aún sin historieta, es de las que más éxito ha tenido a juzgar por la cantidad de personas que la han comentado, (sobre todo en facebook), y que ya han probado a hacerla.

Repito aquí lo mismo que dije en la receta de bonito en escabeche agridulce de cebollas, si se pasa, el bonito más maravilloso del mundo se transforma en ladrillito de adobe seco...Así que si no le habéis acabado de coger el gusto a este maravilloso pescado, es porque probablemente siempre os lo hayan dado cocinado de más.

Este guiso lo probé en Santoña en casa de mi prima María Albo guisado por su marido Gonzalo. Conocía los tipicos marmitakos con tomate y pimientos, pero este guiso blanco, me gustó tanto, que este año volví a pedirle la receta al artista y la hice casi, casi igual.
Del todo no, porque es superior a mis fuerzas.

A ver que os parece...


Marmite de bonito al estilo de Santoña


Ingredientes para 6 personas

1'2 kilos de bonito totalmente limpio y en dados grandecitos
6 cebollas buenas (de tamaño y calidad)
2 dientes de ajo
6 buenas patatas
1/2 vasito de vino blanco.
Aceite virgen, sal.


Aproximado proceder

Cortar la cebolla en daditos menudos. Os parecerá mucha, seguro, pero aquí está el truco del plato: que sea mucha y dejarla que se agarre un poco en la tartera, sin quemarse, pero cogiendo color.

En un fondito de aceite y con paciencia dorar toda la cebolla, como os decía, permitiendo que se agarre pero no se queme, primero a fuego fuerte, luego a medio. Salar.

Hay que tener cuidado, paciencia, y estar pendiente de revolver a menudo.

Añadir el ajo picado menudísimo, dejando que se dore un poco .

Una vez que está dorada y agarrada, se incorporan las patatas peladas y triscadas. Es decir, se empiezan a cortar con el cuchillo, pero el final del trozo se arranca para que suelte así más almidón y la salsa ligue más.

Se doran las patatas bien y se añade el vino. Se deja evaporar a fuego fuerte el alcohol un minuto y se incorpora agua hasta que las cubra.

Se dejan hacer a fuego lento. Yo tarde casi una hora.

Se sala otro poquito, y si es necesario se va añadiendo algo más de agua para conseguir un guiso con líquido, pero espesito.

Cuando las patatas estén hechas, se sube la temperatura y al comenzar a hervir fuerte, se retira la cazuela del fuego, se sumergen los tozos de bonito previamente salados, se tapan y se dejan reposar.
El bonito, crudo, añadido al guiso ya fuera del fuego

Otro guiso maravilloso que os sorprenderá...

Y ya me contaréis....
Related Posts with Thumbnails