jueves, 1 de julio de 2010

RECETA: JAMÓN ASADO EN SALSA DE CORZO. HISTORIETA: LA INFORMÁTICA Y LA MADRE QUE LA PARIÓ


Hace ya algún tiempo que no escribo historietas, y no creáis que no lo echo de menos, o que no me remuerde la conciencia, (esa de por sí bastante laxa que Dios me dio). Si, sí que lo siento y no poco, no os vayáis a creer.

Así que, además de ponerle rápidamente remedio a ello con este post de receta con historieta, os diré que a tal desastre no histórico, pero si historietal, ha contribuido en buena parte otro de extremas magnitudes y de carácter mayormente informático.

A modo de sanadora y reparadora terapia me he propuesto, sin entrar en los detalles técnicos con los que aburriría a un santo y evidenciaría mis enormes desconocimientos informáticos, reírme del sufrimiento computatorial - portátil de estos últimos días, cuyo diagnóstico aún desconozco, y cuyos resultados aún sufro.

La cosa empezó como tantas otras en la vida: por un calentón. Utilizando la aplastante lógica de que si algo se calienta indebidamente es por que debidamente no se enfría, se vislumbraba ya un cierto problema con la refrigeración de mi portátil.

Y gracias a eso, y no a que hubieran pasado 6 meses desde que me la regalaran, decidí estrenar mi memoria externa. Esa de la que las personas carecemos, pero de las que nuestros necesarios pc's ahora pueden disfrutar sin límite. Casi.

La verdad que desconozco la capacidad de almacenaje en "teriyakis", o como se diga, (que a mi, dicha incalculable capacidad para almacenar más que el vestidor de la Preysler, me sigue sonando a deliciosa salsa japonesa), pero me alivia mucho ver que la barrita de color azul que indica la parte utilizada de la memoria en cuestión, aún se me aparece como tranquilizadoramente pequeña.

No se cuanta memoria RAM tendrá esto, ni siquiera logro imaginar lo que tal cosa es. Sólo se que cuando el informático de turno pronuncia esta palabra, yo sólo alcanzo a recordar aquella vaca que hace ya algunos años, vestida con chandal naranja, cencerro y cronómetro en ristre, aparecía en los anuncios de una conocida marca de leche del mismo nombre diciendo: RAM, RAMPATAPLÁN.

Expuesto esto, podréis imaginar que más que otros mortales, este accidente informático me superó. Primero me atraqué de conguitos, después de chocolate, después ya daba igual porque tenía la disculpa perfecta, y cual trasatlántico en muelle, seguí atracándome de alimentos en general. Todos ricos, eso siempre.

En le caos sufrido he perdido varios archivos de fotos, culpa mía por las prisas y por copiar mal, (el ordenador sólo aguantaba sin colgarse unos 3 minutos), y tengo un verdadero problema para rescatar mi agenda, culpa del que me la copió que no se que ¡ _____ ! hizo con ella.

Como en todo cataclismo, siempre hay un héroe, el mío en este caso ha sido mi primo. Tengo un primo que no se como puede ser pariente mío. Me explico: es insultántemente más joven que yo, (le llevo 20 años), es abstémio, (no es que yo sea alcohólica, pero de secano precisamente, tampoco soy), es, como decía aquella canción de David el gnomo, siete veces más grande que yo, (y no es que el sea un Gassol de la vida), y tiene unas manoplas que juntas, sobresalen por los lados del teclado de mi portátil, (las mías, hace ya mucho tiempo, a alguien evocaron el maravilloso poema de Cummings, "Nadie, ni siquiera la lluvia, tiene manos tan pequeñas).

Vamos, que somos el día y la noche. Tanto es así que el tiene una paciencia tan infinita como sus conocimientos informáticos, y yo...pues creo que ya puse ambas capacidades en evidencia...

Ahora bien, lo que es innegable y genéticamente manifiesto, es nuestro amor a la cocina, y nuestra capacidad para engullirlo todo. Y ahí está mi pobre Yago, en los ratos que puede entre sus clases intensivas de alemán y el mundial de fútbol que lo tiene ocupadísimo todo el día, instalándome y salvándome a mi y a mi agenda de los peligros que me acechan en el abismo ciberespacial

También es cierto que fue contar mis desgracias en facebook, y una corte de solidarios y amables consejeros llenos de buena voluntad se descolgaron por todas partes manifestando su apoyo, su consuelo, o desvelando sus conocimientos informáticos de cinturón negro de hacker y hasta de tercer hacker dan.

La verdad que desde aquí quiero agradecer a todos vuestros comentarios y consejos, a Nacho por sus mails privados y a Jenaro por los unos y por los otros, (públicos), en que me ofrecía su ayuda a cambio de una simple, pero jugosa, tortilla de patatas.

Gracias de verdad a todos, aunque a algunos he de reconocer, me dio reparo seguiros.

A los que me aconsejabais sin más Mac, me resistí, la verdad, un poco... ¡Qué siempre he sido yo más de Burguer King para estas cositas rápidas!. Y a los que me recomendabais con vuestra mejor intención a Linus...pues también me dio cierto reparo meter a ese señor en mi vida sin conocerlo de nada ni tener más referencia suya que la de haber sido en su infancia amigo de Snoopy.

Y además y ahora que lo pienso...¿Cómo alguien tan miope, tan astigmática y encima y desde hace nada, tan présbicica como yo, pretende tener buen rollo con un programa que se llama Windows VISTA?...

¡¡Pero como no lo habré VISTO antes!!!...

RECETA: JAMÓN ASADO EN SALSA DE CORZO

Ingredientes para una pata delantera de cerdo (unos 3-4 Kilos)

Mostaza dulce
Miel
1 botella de vino tinto decentilla
1/3 de botella de brandy de cocinar
1/3 de botella de vino dulce (Malaga, Oporto, jerez dulce) Si le queréis añadir algún resto de vino más, no pasa nada
Tomillo, estragón, 6 clavos y sal
3 cebollas grandes, 6 zanahorias y 4 dientes de ajo cortadas en trozos grandes.
1 bote de mermelada de frambuesa bueno

Aproximado proceder

Poner en una tina o recipiente grande la noche anterior:

El jamón bien untado, (mucho), con mostaza dulce y miel

El día de autos, calentar el horno, sacar del marinado, cubrir con un buen chorro de aceite el jamón en la bandeja del propio horno y dorar unos 20 minutos por ambos lados. (Cuando lo doréis, en horno arrebatado y unos 10 minutos por cada lado). Bajar a 180º

Después, añadir los líquidos y verduras de la maceración y dejar asar casi 4 horas regando de vez en cuando con los líguidos.

A la hora de cocción, más o menos, tendréis que tapar el asado con un papel de aluminio para que no se queme y poner el horno a 170º

Si hace falta más líquido se añade algo de agua en la bandeja del horno.

Cuando esté lo retiráis del horno, y trituráis la salsa resultante con todo lo que tiene y un bote de mermelada de frambuesa...No falla

Y ya me contaréis...

Nota: este es un plato ideal para comidas numerosas, cunde mucho, sale barato, se prepara con antelación y se sirve cortado frío con la salsa caliente aparte. Se puede acompañar de compotas y de un arroz tipo basmati salteado con mango, pasas y piñones, or ejemplo
Related Posts with Thumbnails