viernes, 4 de junio de 2010

RECETA: GAZPACHO




Es viernes otra vez, sigo sin terminar la historieta que debería ilustrar alguno de mis posts de recetas, vuelvo a dar clase este fin de semana, estoy liada, me remuerde la conciencia de ver como tengo de abandonado mi blog, estoy metida en uno de esos saraos de trabajar sin ganar dinero que tanto me gustan a mi preparando la I Verbena de Antiguos Alumnos de mi cole, (Jesuítas de Vigo), tengo que repasar aún la clase de hoy, tengo que lavar e intentar domar mi pelo, tengo que comer y como no tengo tiempo recurriré al Biomanán...que por cierto, me viene al pelo porque los 3 kilos que tanto trabajo me costó perder, al igual que los extraterrestres de aquellos encuentros en la tercera fase..."ya están aquíiiiiiiii"

Bueno, enumeraciones exhaustivas aparte, que no pretenden más que la autodisculpa, (para que vamos a engañarnos), pretendo, otra vez y en cinco minutines, dejar aquí una receta básica basiquísima pero que muchos seguidores de facebook me están pidiendo: mi receta de gazpacho.

El gazpacho, en mi opinión, es como la tortilla de patatas, los dos con supuestamente los mismos ingredientes, puede convertirse en un manjar o en la más repugnante bazofia.

El secreto para mi está principalmente en la calidad del tomate, la del aceite de oliva virgen y la del vinagre de jerez

He probado mil trucos, el añadir el trocito de cebolla, el de manzana, el batir un huevo duro, pan, el poner más de aquello y menos de lo otro....Aquí os dejo mi receta de verdad personal y sin embargo transferible, del gazpacho.

La receta que hago yo en cuanto empieza la primavera, esa que la sangre altera, una o dos veces por semana.



Gazpacho My way

Truco antes de nada: yo, ya que me pongo, hago bastante cantidad de gazpacho. Para que me dure, lo envaso en botellas de agua, (vacías), que lleno hasta arriba del todo y que presiono un poco para que casi rebosen cuando estoy enroscando el tapón. Así se produce un vacío, casero, pero que hace que sea más fácil de almacenar en nevera, servir, y conservar. Hacedme caso, esto es para copiar.


Ingredientes:

4 kilos de tomate rojo, bueno,  maduro y duro... (si no es de ese redondito tipo canario que no sabe a nada mejor)
2 pimientos rojos grandes
1 pimiento verde tipo italiano, fino largo y elegante (pequeño)
1 diente de ajo grande
1 pepino...¿grande? No, pequeño, pequeño. (Un trozo llega, que si no, se repite)
1/2 vaso de vino de aceite de oliva virgen sabroso
4 cucharadas de buen vinagre de jerez (se puede añadir más al gusto)
sal.

Aproximado proceder

En una buena turmix se baten todos los ingredientes excepto el aceite, el vinagre y la sal.

Los tomates cortados en 4 trozos con piel pero sin el carozo central que da saborcillo.

El trozo de pepino muy bien pelado, sin nada de piel verde, y retirándole para que no repita la parte central de las semillas.

El ajo, pelado, por supuesto, cortado al medio y sin el germen central que también se repite.

El resto de ingredientes también lavados y cortados en trozos

(Si hacéis estas cantidades tendréis que hacer dos tandas, así que procurad que vayan más o menos igualados los ingredientes en casa una).

Triturar bien en vuestra batidora, y pasad la mezcla resultante por el pasapurés fino. Es más cómodo y rápido que el chino, y elimina las pepitas y pieles casi igual.

Para terminar, devolver la mezcla a la batidora y añadir el aceite el vinagre y la sal. Así se emulsiona mejor y la textura es mucho más aterciopelada.

Probad que esté a vuestro gusto de aceite, vinagre y sal y conservad en botellas como os dije al principio.

Y ya me contaréis....


Related Posts with Thumbnails