viernes, 6 de noviembre de 2009

RECETA DE APERITIVOS (I). HISTORIETA: EL PRINCIPIO DEL EQUILIBRIO DIVINO



Me pedía el otro día en mi Guisándome la vida de facebook, Lidia Lorenzo, una recién adquirida admiradora de este no menos reciente blog, que hiciese una entrada, (juegos de palabras aparte), sobre aperitivos.

Y digo juegos de palabras aparte, porque que mejor principio para una comida que una buena entrada o aperitivo. E igual para un blog.

A mi me gustan muchísimo los aperitivos, y los principios. Y de ambos tengo muy buen repertorio con fondo de armario incluido Mis aperitivos favoritos los iréis conociendo aquí, mis principios favoritos, también.

Y hablando de principios, como no podría ser de otra manera, empecemos por el primero: “Principio del equilibrio divino”.

Salvo excepciones, (que haberlas como las meigas, siempre hailas) , todo en esta vida tiende a estar divinamente equilibrado, o equilibrado divinamente…que no es lo mismo, pero da igual. O casi. Me explico:

Yo, por ejemplo, tengo muchos y buenos principios, luego…si tengo muchos y buenos principios, y siguiendo mi particular teoría del equilibrio divino, tengo que tener…pues tengo que tener y tengo… pocos y malos finales.

Me cuesta terminar cualquier cosa mucho más de lo normal, desde una conversación telefónica hasta una historia, (de amor o de lo contrario) Le doy demasiadas vueltas a los finales y por el camino lo estropeo, lo lío, y lo escarallo todo un poco más.

Y así es y tal cual. En la cocina me encanta hacer aperitivos, entrantes, primeros, segundos, pero los finales, los postres, vamos, se me dan fatal. He aquí una prueba del principio de equilibrio divino y empíricamente demostrado, además.

Ni hablaremos de que para la repostería hace falta método, sistema y paciencia, virtudes estas que a mi, reina de la improvisación e inspiración sobre la marcha, pues, la verdad, no me adornan.

Claro que igual es también que yo de por si, (o de por mi), soy menos dulce, que salada…

Pero si no recuerdo mal, se suponía que esto tenía que ser una entrada de aperitivos en un blog de gastronomía, así que para abrir boca y volviendo al tan bien relacionado juego de entrada y principio, hay van unos de mis conocidos y universales principios sobre cocina:

  • COCINO, LUEGO EXISTO.
  • LA COMIDA ES COMO LA ENERGÍA: SIEMPRE SE TRANSFORMA.
  • EN LA COCINA, COMO EN LA VIDA, TODO ES SUSCEPTIBLE DE SER CONGELADO.
  • COMER Y COCINAR, TODO ES EMPEZAR.
  • COCINAR ES DIVERTIDO, COMER AUN LO ES MÁS.

Saber comer es salud, es cultura, y desde mi modesta opinión, uno de los mejores placeres de la vida…lástima que la estética de Rubens esté tan pasada de moda. Ya lo siento y por la parte que me toca, aún más.

Pero vamos a lo que vamos…

Aperitivos (I)

Canastitas de sobrasada ibérica y mermelada de tomate.

(La foto que adjunto es de vergüenza, ya lo digo yo)

El primero no puede ser más fácil, necesitamos: canastitas tipo brisa, las Cofiletas de Mercadona no están mal, y las del Corte Inglés de caja rosada, tampoco. No recomiendo las de masa tipo hojaldrada si no son de verdad, es decir que las prefabricadas tipo mini “vol au vent”, son demasiado artificiales y suelen estar rancias, que lo sepáis.

Pues canastitas, una cucharadita de sobrasada ibérica y otra, cubriendo esta, de mi mermelada de tomate a la vainilla. Como placebo sustitutorio, otra mermelada comercial de tomate cuanto más artesana y cara, mejor.

Y como puntito opcional y a mayores para mejorar este aperitivo, yo coloco encima de la canastilla y sobre la mermelada un poquito de cebolla frita de Ikea, para que le de un toque crujiente y absorba la grasa de la sobrasada.

Tostas de queso brie y pasas

(Esta foto no es de vergüenza, porque no hay, pero malo será que no os las imaginéis)

Remojar las pasas 30 minutos, (3 por canapé), en un poquito de vino dulce.

Colocar rebanaditas de brie, sin quitar la monda blanca, un poco más pequeñas que la base.

Poner encima las pasas escurridas y espolvorear con pimentón de la Vera.

Hornear a 180º, hasta que el queso se caliente, pero con cuidado de que no se derrita y se salga del pan.

Ensalada mini de queso de cabra y tomates confitados

Tomates confitados, (próximamente en este blog), en su defecto saltear brevemente en aceite de oliva daditos de tomate fresco, o de tomate de lata bien escurrido al que añadiremos un poco de sal y azúcar mientras dura el breve paso por la sartén. Queso de rulo de cabra, muy frío, o semi congelado para cortarlo y mezclarlo sin que se deshaga. Aceitunas negras sin hueso cortadas en rodajas, albahaca fresca picadita y un aliño hecho con aceite virgen, salsa de soja, comino, orégano y sin sal, (que ya le llega de salero a la soja).

Mezclamos todo bien y lo colocamos en cucharillas o cacharros individuales de aperitivo, adornamos con un hojita de albahaca.

Espero que no hayan sido aperitivos complicados

En mi opinión son fáciles y lucidos, que es lo importante

Ya me contaréis….

Related Posts with Thumbnails