domingo, 25 de octubre de 2009

Receta de Garbanzos con boletus. Historieta del cambio de hora


Cambian la hora, se adivina el invierno, y como todos los años me invade una relativa morriña que en cocina me inspira potajes de cuchara.

No, no me creo esas tonterías de los biorritmos, las alteraciones de los sueños, (las de verdad las provocan otras cosas), y de los síndromes post loquesea.

Lo que si me creo porque así lo siento, es que yo necesito sol, necesito luz, y necesito calor y color para vivir. Lo que lógicamente me lleva a concluir que en versión española yo debería ser andaluza, y en versión universal, probablemente caribeña… tuve suerte y nací en un sur, el de las Rias Bajas, y en un Caribe, el gallego.

Dadas mi afición y necesidad para realizar la fotosíntesis, cabría también no menos lógicamente deducir, que en otra vida fui planta. Si fui cactus, planta carnívora, cardo borriquero, o insignificante florecilla campestre….eso lo dejo ya a elección de los que me conocen o de los que me imaginan en este ciberespacio sideral.

Y hablando de cambios de hora, hay un cambio estacional mucho peor que este: el cambio de armario. Ese cambio, además de la tristeza del anterior, me produce el enfado resultante de comprobar en cuantos pantalones del invierno pasado ya no entro….Y así cada año. Por eso, además de post aparte, el cambio de armario tendría que ir acompañado de un montón de recetas light.

Pero volviendo al incipiente otoño que viene cargado de setas y pucheros, aquí está la receta de hoy:


Ingredientes para 6 personas

500 gr de garbanzos finos, o sea, de los caros.

2 cebollas grandes y 2 dientes de ajo

1 bolsa de setas variadas congeladas 450gr. Las de Mercadona son francamente correctas

250 gr de boletus congelados

1 bolsita de boletus deshidratados

Pimentón de la vera

Aproximado proceder

Poner los garbanzos a cocer en el agua más bien justita, para que quede más concentrada de sabor. Añadir sal y si fuera necesario desespumar y reponer un poco de agua fría. (que las legumbres produzcan más o menos espuma, imagino, varía en función de la clase de las mismas del y del tipo de agua de cocción).

Cuando los garbanzos comiencen a estar tiernos, pero se vea que aún les falta una media horita, se retiran del agua, guardando esta y se incorporan al guiso de setas que habremos hecho de la siguiente manera:

Dorar la cebolla, salar, cuando lleve un ratillo incorporar dos dientes de ajo muy picados. Dejar sofreir a conciencia.

Añadir rápidamente una cucharada generosa de Pimentón de la Vera, revolver bien, y antes de que se queme, añadir los boletus previamente hidratados, ya cortaditos. Enseguida, incorporar las diversas setas troceadas y rehogar bien. Lo normal, por ser setas y además congeladas, es que suelten mucha agua, no importa, dejad que se consuma un poco.

Después se añaden los garbanzos medio cocidos, se remueve y se añade el agua maravillosa de haber hidratado los boletus y la necesaria de la cocción de los garbanzos.

Dejar guisar todo junto hasta que los garbanzos estén bien tiernos. El tiempo de esto variará en función de la clase del garbanzo, por eso insisto en invertir en unos más caros, que dados sus precios, tampoco son la ruina, vamos.

Los que acabo de hacer, por ejemplo, eran un regalo que se suponían maravillosos de la finca de nosequién y dada su raza aperdigonada, me han costado más en electricidad y en tiempo que el más caro de cualquier tienda de delicatesen

Ya me contaréis….

Nuevo y mayor agradecimiento

Si ayer y por distintos motivos agradecía en buena parte la aparición de este blog a mi amigo de comunes aficiones, Antonio Gándara y a mi primo, Yago Albo , no puedo seguir estrenando posts sin reconocer aquí mi más sincero agradecimiento a mi paciente amiga Mónica Lamberti.

No puedo ni creer que existan seres tan aparentemente normales con todos los conocimientos que ella tiene sobre redes sociales, webs, posicionamiento de las mismas y de todas las herramientas que existen en el espacio ciberespacial para obtener información....de todo.

Mónica que tiene y vive de una habilidad maravillosa para crear y diseñar complementos, tocados, y todo aquello que una estilosa mujer pueda necesitar, ha resultado ser mejor profesional en esto que el mayor friky de la red. ¡Ah!, y mucho más lista .

Pues que quede constancia aquí de mi agradecimiento
Related Posts with Thumbnails