sábado, 24 de octubre de 2009

LA MEJOR ENSALADILLA RUSA DEL MUNDO. (EN FLORERO)



La ensaladilla rusa es uno de esos platos en los que encontrar similitudes con la vida es relativamente fácil.

Las dos están compuestas por variedad de ingredientes que en cantidad y pluralidad, varían según gustos y o circunstancias. En ambas, cuanto más mezclados estén los ingredientes, mejor, más sabroso y hasta más divertido suele ser el resultado.

Una ensaladilla rusa sin mayonesa es como una vida sin salsa….Y una vida sin salsa, tan intragable o más, que este plato sin ella.

Esta es una de mis recetas clásicas y básicas favoritas... cuando está rica. Cuando no, le pasa lo mismo que a la tortilla de patatas, que con el mismo nombre denomina de igual manera a un manjar y a una bazofia.

Hace tiempo vi en Canal Cocina una ensaladilla rusa elaborada por Alberto Chicote, el cocinero de las chaquetillas divertidas, que me sirvió de inspiración para esta. También la probé después en el restaurante de Madrid, Pan de Lujo, y la verdad, que no tiene nada que envidiar a esta.

Si sois como yo ensaladilloadictos, probad esta elaboración, no es tan complicada y el resultado y la diferencia os sorprenderá tanto a vosotros, como a los que disfrutan de "vuestras  comiditas". 

Y esta es mi versión personal y sin embargo transferible, que para eso la cuelgo aquí, de la ensaladilla rusa "en florero", que es lo que en realidad es el recipiente de la foto.

Como idea, de la que no tengo imagen, os diré que podéis servir esta ensaladilla, en vez de en un florero o recipiente de cristal como este, en vasos de sidra individuales. Queda preciosa presentada y cada cual la revuelve a su gusto, o no, antes de comérsela.


Ingredientes para 6 personas:


  • 6 patatas  de “raza amarilla”, (son mucho más cremosas)
  • 1 bolsa de quisantes congelados finos, (un poco más caros pero mucho más ricos, vaya novedad)
  • 6 zanahorias bien grandes
  • 6 huevos
  • 1 lata grande, incluso 2, de bonito en aceite de oliva marca Albo. ¡ Por supuesto!
  • Mayonesa hecha con aceite de oliva super refinado, o en su defecto, mitad oliva ligero, mitad girasol
  • 1 o 2 tarros de huevas de salmón, (opcional, pero el truco definitivo).

Aproximado proceder:

Vamos por pisos y subiendo de abajo a arriba:

Patatas cocidas con piel. Una vez cocidas y enfriadas se pelan y cortan en dados.  Si las patatas y los huevos están ya  cocidos, (y enfriados),  del día anterior, se acelera bastante el asunto.

Como las patatas pueden resultar un poco tristonas, antes de colocarlas en el recipiente de presentación, yo las aliño con el aceite de oliva de las latas de bonito, y con un chorrito de salsa de soja.

Sobre esta primera capa de patata ya aliñada, se añaden los guisantes congelados finos, hechos en el micro en recipiente adecuado y tapados con papel film para que queden explosivos y muy verdes. Para el tiempo seguid las indicaciones del fabricante, pero 3 ó 4 minutos suelen bastar.

Huevos duros, sin más. Cortados en trozos grandes y previamente cocidos junto con las patatas. por aquello de simplificar y de ahorrar tiempo y energía

Zanahoria pelada y cortada pequeñita, aliñada con aceite de oliva virgen, y sal. Le damos primero 10 minutos de microondas, para ahorrar tiempo y dinero y después la pasamos al horno convencional hasta que esté asada, unos 15 minutos más a 180º

Bonito en aceite de oliva, marca Albo. Imprescindible de esta marca....como podréis imaginar.


Una vez colocadas las capas en el recipiente donde lo vayáis a servir, si es transparente, mucho mejor, cubrir con una mayonesa no muy espesa, para que se filtre entre las capas de ingredientes.

La mayonesa hay que elaborarla con aceite super refinado, o si no, con mezcla de oliva y girasol, el zumo de media lima, vinagre de jerez y sal.

Y encima de la mayonesa, colocad las huevas de salmón que le darán al plato la textura, sabor salado y crujídito en boca que sorprenderá a todos. Aunque no seáis "muy fans" de estas huevas, de verdad que le dan un puntazo, y mezcladas con el resto de ingredientes os darán un sabor y textura sorprendentes.



¡Ah!...y como en la vida, salero al gusto en cada paso. En este caso, en cada piso

Bueno, y ya me contaréis.....

Hoy me estreno


Hoy me estreno. ¡Quién me lo iba a decir a mi!. Sí, sí, aquí estoy, con una mezcla de inseguridad, incertidumbre, sorpresa, responsabilidad, (incluso) y mucha, mucha, mucha curiosidad.

Y aquí estoy, y eso que pertenezco a una generación a la que la informática nos llegó ya creciditos, y consciente como soy de que los únicos botones que no se me han resistido nunca son los del Levis 501 y de que no he sido dotada por el Señor de las capacidades mínimas para programar un vídeo doméstico.

Y aquí estoy, maravillada por las tecnologías que se me escapan entre los dedos y el teclado, pero consciente de estar, más espiritual que físicamente, columpiándome, (en el más amplio sentido de la palabra), en un ciberespacio sideral que ni comprendo ni comprenderé nunca, pero que se que conecta y comunica y funciona y me sorprende y me maravilla.

Y aquí estoy, todo hay que decirlo, gracias a la idea y el ánimo tanto de Antonio Gándara, amigo de parecidas aficiones y experto bloguero, como de mi primo Yago Albo poseedor de infinitos conocimientos informáticos, paciencia y estómago insaciable.

Y aquí estoy, sin saber exactamente ni que pretendo, ni a donde voy, ni a donde puedo llegar…quizá por eso personalmente me resulte más curiosa y divertida la experiencia, Como punto de partida y referencia puedo decir en mi defensa que sólo se me gusta cocinar y experimentar y escribir y comunicar y disfrutar....¡Ah! Y que cocino, luego existo.

Y aquí estoy, pretendiendo compartir mis recetas y lo que se me ocurra, aunque no sea de comer, esperando encontrar en esta red otros peces como yo que compartan las mismas aficiones y tengan una forma parecida de disfrutar de la cocina y la vida.

Y aquí está, Guisándome la vida, un blog donde solo aspiro a compartir y contar lo que me ha gustado siempre, bastante consciente, eso si, de que no soy ninguna experta, ni erudita, ni contrastada conocedora de la materia de que pretendo hablar, pero creyendo en lo que creo que soy: una persona muy, muy aficionada a disfrutar de la vida en general y de la cocina en particular. Nada más. Y nada menos.

Bienvenidos y vamos allá….



Related Posts with Thumbnails